Cómo elegir un protector solar libre de tóxicos

Cómo elegir un protector solar libre de tóxicos

Cómo elegir un protector solar libre de tóxicos

Cómo elegir un protector solar libre de tóxicos

Cómo elegir un protector solar libre de tóxicos es una de las preguntas que me han hecho en más de una ocasión hablando sobre protectores solares. La cuestión parece tan difícil como escalar el Everest porque existe una gran desinformación con respecto a los ingredientes que llevan las cremas solares.

Estamos ya en junio, los días son más largos y empieza a pegar bastante el sol. Si tienes la suerte de vivir en el sur, es muy posible que llevéis en manga corta unas cuantas semanas. Es el momento de escoger un buen protector solar que nos proteja de los efectos del sol. Tanto si tienes hijos como si no, debería ser una cuestión a la que deberías dedicarle unos minutos. Si tienes hijos, con más razón.

Te propongo algo: busca la crema solar que estés utilizando ahora o el protector del año pasado. Mira la composición y haz un recuento de cuantos ingredientes tiene. ¿Cuántos te aparecen? ¿15? ¿20? ¿Cuántos de ellos te suenan? ¿Ninguno?  ¿Sabes qué ingredientes son?

Es muy posible que te suenen muy pocos y que no sepas muy bien que significan o para qué sirven.

En este post vamos a contestar una serie de preguntas que deberías hacerte sí o sí cuando compras un protector solar. Como puedes observar hemos incluido un índice para que puedas navegar con más facilidad por el post.

1.- ¿Por qué es tan importante que protejamos la piel de nuestro hijo?

Parece una cuestión sin importancia pero puede tener efectos nocivos sobre nuestra salud y la de nuestros hijos. En este post, Por qué deberías proteger a los niños del sol, puedes encontrar toda la información actualizada sobre por qué deberías proteger a tus hijos de la radiación solar.

Durante el año nos preocupamos de cuidar nuestra piel. Si hablamos de los niños pequeños buscamos productos que no maltraten su epidermis y la mantengan hidratada. Sin embargo, en muchos casos, cuando se trata de elegir un protector solar compramos el más barato, el que está de oferta en el supermercado o el que más se anuncia por televisión.

Pensamos que todos son buenos y que todos protegen por igual. Y esta afirmación es rotundamente falsa. Ni todos son iguales, ni protegen por igual, ni llevan los mismos componentes.

2.- ¿Qué tipo de protectores solares puedo encontrar en el mercado?

Nos encontraremos con un amplio abanico de protectores solares que responden a las supuestas necesidades del mercado: en aceite, en sprays, fórmulas hipoalergénicas, para niños, para el rostro, resistentes al agua, autobronceadores, etc.

Tradicionalmente se han clasificado los protectores solares en función del tipo de piel del usuario y del tiempo que aguantan al sol sin quemarse. Los dermatólogos han establecido 6 fototipos: van desde el Tipo I, que incluye a los usuarios más blancos de piel y con cabellos y ojos claros, hasta las personas con la piel más oscura que no suelen quemarse y que se broncean fácilmente.

Sin embargo, esta clasificación no es del todo fiable, entre otras cosas, porque se basa en el concepto de tiempo de exposición al sol sin riesgo de quemadura. Hablamos del factor de protección solar, más conocido como FPS.

3.- ¿Qué es el FPS?

Su valor viene expresado en números como una indicación del nivel de protección a la radiación UV que ofrece un determinado producto. En otras palabras, en la etiqueta de los protectores solares que adquirimos el número que aparece indica el factor solar de la crema.

A modo de ejemplo, un factor solar 15 nos protege en un 93%, un factor solar 30 un 97% y un factor solar de un 50 o un 50+ un 98%. Se publicitan a todo bombo los protectores solares con un FPS de más de un 50.

Sin embargo, la diferencia entre un 50 y 50+ es absolutamente ridícula o insignificante. De hecho, en EEUU la FDA prohibió la publicidad de las cremas 50+ por considerar que no aportan una mayor protección y confunden al consumidor.

En Europa los protectores solares se clasifican en baja protección, media, alta y muy alta.

  • La baja protección se aplica a las cremas solares que tienen un factor solar por debajo de 15. Son aquellas que toda la vida se han utilizado para broncearse más rápido y suelen presentarse, a veces, en forma de aceites. Son cremas que nos protegen muy poco y que ponen en peligro nuestra salud, sobre todo en verano.
  • La protección media abarca desde los protectores de un factor 15 hasta el factor 25. También ofrecen una cobertura limitada.
  • La alta protección va desde el factor 30 hasta el 50.
  • La muy alta protección está indicada para los protectores por encima de 50.

Sin embargo, el FPS es un estimador que puede inducir a error por varias razones: el factor de protector solar  nos protege contra los rayos UVB pero no ofrece una cobertura contundente contra los rayos UVA.

Aunque en el protector solar lo ponga (que lo pondrá, no pueden venderse si no ofrecen una mínima protección) no significa que nos proteja de ellos en su totalidad; por otra parte, ningún protector solar nos protege al 100% de las radiación solar.

Otro inconveniente es la sensación de falsa seguridad que nos provoca aplicarnos la crema. Puede llevarnos a permanecer más tiempo expuestos al sol del que deberíamos. Nos induce a pensar que hay una franja de tiempo en la que existe un riesgo cero de exposición al sol y esa creencia es falsa.

También solemos pensar que la protección se multiplica, es decir, que un factor 50 nos protege cuatro veces más que un factor 15 y no es cierto.

Otra creencia equivocada es pensar que como tenemos una piel oscura o morena no podemos sufrir un cáncer de piel o una quemadura. Aunque es cierto que las personas con una piel más blanca son más sensibles al sol, todas las personas deberían protegerse tengan la piel que tengan.

Protectores solares libre de tóxicos

Protectores solares libre de tóxicos

4.- ¿Cómo se clasifican los protectores solares?

Las cremas solares se pueden clasificar en: protectores y bloqueadores en función de la sustancia que lleven en su composición. A los protectores se les denomina filtros químicos u orgánicos ya que se absorben por la piel y reflejan la radiación UV. Los bloqueadores son los llamados filtros físicos o minerales, su función es la de reflejar los rayos solares. Vamos a profundizar un poco más en ambos.

5.- ¿Qué son los filtros químicos?

Se denominan compuestos orgánicos porque contienen carbono y la mayoría de estas sustancias se sintetizan del petróleo. Su eficacia radica en que absorben la radiación UV, tanto lo rayos UVB como parte de los UVA.

Atraen la energía del sol y la devuelven como radiación térmica haciendo que sea inofensiva para la piel. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce ya que presentan numerosos inconvenientes.

6.- ¿Son seguros los filtros químicos para nuestra salud?

¿Se debería seguir el principio de precaución? Si has contestado que sí. Te interesa lo que viene a continuación.

Los filtros químicos tienen la particularidad de ser absorbidos por la piel. ¿Te has preguntado alguna vez por qué es tan importante aplicárselo media hora antes de la exposición al sol? Tiene que ver precisamente con esta cuestión. Necesitan ser absorbidos por la epidermis y ese es su principal inconveniente sobre todo cuando se lo aplicamos a niños pequeños.

Todas las sustancias que lleve el protector solar serán absorbidas por su cuerpo y no siempre metabolizadas correctamente. Las sustancias químicas tienen un efecto acumulativo que a largo plazo puede traernos problemas graves de salud. 

Además durante el proceso de absorción de la radiación el protector va perdiendo su capacidad de proteger contra los rayos UV. Por ello, debemos reaplicarlo con frecuencia.

En la Unión Europea existe un comité científico que estudia los productos que se comercializan, el (SCCS). Este organismo ha alertado en varias ocasiones del peligro potencial de algunas sustancias como el filtro solar químico 4-MBC (4-Methylbenzylidene Camphor) o el Octamethylcyclotetrasiloxane, un disolvente de la familia de los siloxanos.

La industria de la cosmética presiona para que estas sustancias sean declaradas inocuas cuando están presentes en poca cantidad. Pero ni aportan documentación a favor de esta tesis ni, por supuesto, son capaces de afirmar que la sustancia sea inofensiva.

De entre los ingredientes que podemos encontrar en las cremas solares con filtros químicos encontramos algunas que son consideradas disruptores endocrinos que se comportan como xenoestrógenos, como la sustancia que hemos mencionado antes, la 4-MBC, la benzofenona y la oxibenzona.

Para quién no sepa que es un disruptor endocrino podemos definirlo como aquellas sustancias químicas que alteran el sistema hormonal de cualquier ser vivo entre ellos nosotros. El sistema hormonal es el responsable de numerosas funciones vitales para el crecimiento o el desarrollo sexual.

Estas sustancias funcionan como estas hormonas, es decir, imitan su comportamiento y despistan y causan un desequilibrio en nuestro cuerpo. En pocas palabras, son responsables de múltiples enfermedades como el cáncer, infertilidad, trastornos metabólicos, problemas cardiovasculares o alteraciones neurológicas.

Si estás embarazada o en período de lactancia tengo que darte una mala noticia. Estas sustancias químicas presentes en tu protector solar de filtros químicos atraviesan la placenta y están presentes en la leche materna, así lo afirman una serie investigaciones europeas. Si estás en esta situación evítalos.

Además podemos hallar otras sustancias en el protector solar potencialmente peligrosas como la vitamina A, más conocida como Palmitato de retinol o retinol. ¿Os preguntaréis cuál es el problema con esta sustancia aparentemente inofensiva? Una investigación realizada en EEUU y publicada por el Programa Nacional de Toxicología determinó que el retinol aplicado en la piel en presencia del sol podía acelerar el desarrollo de tumores y lesiones en la piel, dando lugar al cáncer de piel. ¿No es paradójico?

7.- ¿Qué son los filtros físicos?

Son bloqueadores, ya que su función es la de hacer una barrera total contra la radiación UV reflejando o dispersando los rayos solares. Suelen elaborarse con dióxido de titanio u oxido de zinc.

Al aplicarse en la piel comienzan a hacer efecto inmediatamente por lo que no es necesario aplicarlos un rato antes. Suelen presentarse como crema o loción y son más difíciles de extender y dejan la piel blanquecina.

8.- ¿Son más seguros los filtros físicos para nuestra salud?

Sí y no. Depende de si el protector solar lleva dióxido de titanio u oxido de zinc.

En 2006 el dióxido de titanio fue clasificado como posible carcinógeno por la agencia Internacional para la investigación del cáncer. Posteriormente una investigación de la Universidad de Luxemburgo descubrió que este compuesto puede ser potencialmente tóxico al exponerse a la radiación UV, genera radicales libres y puede provocar quemaduras peores que si no utilizásemos ningún protector solar.

En la medida de lo posible evita el dióxido de titanio y asegúrate de que no está en el listado de ingredientes del solar de tus hijos.

El oxido de zinc es la gran alternativa pero con un pero: las nanopartículas.

Las nanopartículas hacen las cremas más atractivas ya que previenen la capa blanca sobre la piel y ofrecen un resultado más transparente. Dicho de otra forma es una mera cuestión de estética.

El problema de las nanopartículas es que penetran en el torrente sanguíneo a través de la piel atravesando las paredes celulares. Además si se inhalan pueden ser muy tóxicas. Pueden provocar inflamaciones, enfermedades cardiovasculares e incluso cáncer. Suelen aparecer en la etiqueta con la especificación “nano”.

El comité científico de la Unión Europea ha determinado que el oxido de zinc en forma de nanopartículas penetra en poca cantidad en el cuerpo y que los productos que contienen hasta un 25% de nanopartículas son seguros. Pero admiten que se necesita seguir investigando para afirmar que son inocuas para la salud. Nuevamente el principio de precaución es ignorado: no sabemos si es del todo seguro pero seguimos vendiéndolo.

Con este panorama, debemos elegir solar.

9.- ¿Cómo escojo mi protector solar?

Podría decirte que prescindas del protector solar. Es más te diría que evites el sol y te expongas en horas en las que la radiación sea muy baja.

Pero este es un post de solares así que voy a darte unas recomendaciones basadas en toda la investigación que he realizado.

  • Mi consejo es que evites las cremas con filtros químicos, suelen llevar una gran cantidad de sustancias perjudiciales para la salud. Si estás embarazada o aún das el pecho a tu hijo, con más razón.
  • Elige un solar que lleve en su composición filtros físicos, a ser posible de oxido de zinc y sin nanopartículas.
  • Escógelo de producción ecológica, ya que te aseguras que contiene ingredientes naturales certificados y filtros físicos. En su composición no hay sustancias químicas de uso convencional como parabenos, derivados del petróleo o disruptores endocrinos. En el post, Por qué escoger un protector solar ecológico, puedes ampliar esta información 🙂
  • No te creas los reclamos de la industria de la cosmética cuando afirma que la crema solar es de pantalla completa sobre todo en cremas para niños.
  • Evita cremas con un SPF de más de 50. En los protectores de filtros químicos cuanto mayor es el factor mayor cantidad de química. La diferencia con las de factor 30 es prácticamente nula y la concentración de sustancias tóxicas como la benzonfenona es mucho mayor. Pero hemos quedado en que los vamos a evitar, ¿verdad?
  • En los protectores solares físicos elige un factor 30. Es habitual cuando empiezas a consumir cremas ecológicas que te llame la atención que muchas marcas no comercializan protectores con factores más elevados. La razón es simple: la crema resultaría demasiado densa o difícil de aplicar. El factor 50 que te venden en realidad es un 30.
  • No compres un protector solar en spray. Lo sé, son cómodas, fáciles de extender y nos ayudan a extender mejor la crema a los niños. Sin embargo, cuando se rocía con ellos se liberan partículas tóxicas que tus hijos inhalarán con toda probabilidad. Son muy peligrosos sobre todo en niños ya que pueden producir daños en los pulmones.
  • Biodegradable. Los protectores solares son culpables del daño medioambiental de mares, océanos y ríos. Así que por el bien de todos es mejor utilizar un solar que sea respetuoso con la vida bajo el agua. En este post, Descubre cómo tu protector solar contamina el mar, tienes información actualizada sobre la cuestión.
  • Y por último, revisa el listado de ingredientes con detalle.
  •  

10.- ¿Cómo sé si los ingredientes son perjudiciales o no?

Leyendo las etiquetas  y sabiendo interpretarlas correctamente. Actualmente la industria cosmética está obligada por ley a especificar cuáles son los ingredientes que contiene cada producto. Hablamos del INCI.

11.-  ¿Qué es el INCI?

Esta abreviatura viene a significar Nomenclatura Internacional de Ingredientes de Cosmética. Fue creada en los años 80 en EEUU y a finales de la década de los noventa la Unión Europea decidió adoptarla también. Tiene como objetivo unificar los criterios de aparición de los ingredientes en las etiquetas de los cosméticos.

Determinaron que los ingredientes apareciesen siempre en latín, aunque puedes encontrar cosméticos en los que la especificación del producto esté en inglés.

Los ingredientes deben aparecer en orden decreciente, es decir, el ingrediente que aparece en primer lugar es el que se concentra en el producto en mayor cantidad y el que aparece en la cola de la tabla aparece en un cantidad muy pequeña. Es más, los ingredientes que aparecen en el último tercio de la crema están en una concentración mínima.

12.- ¿Dónde puedo consultar el nivel de toxicidad de los componentes de una crema solar?

Dicho de otra forma, ¿cómo interpreto el INCI?

Ahora que ya sabemos cómo se presentan los ingredientes debemos acudir a fuentes fidedignas que nos indiquen el nivel de toxicidad probable de cada ingrediente. Yo suelo recurrir a dos páginas. Una está en francés y la otra en inglés. Pero no es necesario manejar ninguno de los dos idiomas porque introduces la sustancia en latín y te aparece una descripción sobre su nivel de toxicidad bastante fácil de entender.

En la Verite sur les Cosmetiques,  la descripción básica es con emoticonos que van desde el verde (ingredientes seguros), pasando por el naranja hasta el rojo (los ingredientes a evitar).

En la otra página,  EWG´s Skin Deep, se clasifican de 1 a 9. Así entre 1-2 el riesgo es bajo, entre 3 y 6 moderado y de 7 a 9 de alto riesgo.

13.- ¿Qué ingredientes considerados tóxicos deberíamos evitar?

Te dejo un listado de los ingredientes químicos más comunes que puedes encontrar en tu protector solar y  que deberías evitar:

  • Benzofenona:
    • benzophenone-3 u Oxibenzona.
    • Phenyl- methanone (2-hydroxy-4-methoxyphenyl).
    • 2-benzoyl-5-methoxyphenol.
    • 2-hydroxy-4-methoxybenzophenone.
    • Beilstein handbook reference.
    • Phenylmethanone (2-hydroxy-4-methoxyphenyl).
    • 4-methoxy-2-hydroxybenzophenone.
    • Advastab 45; ai3-23644; anuvex; b3.
    • Benzophenone.
  • Cinamatos: Octinoxate (octyl Methoxycinnamate, OMC, Ethylhexyl Methoxycinnamate y EHMC)
  • Cinoxato: 2- Ethylhexyl-P- Methoxycinnamate.
  • Ensulizole:
    • 2-Pheny 1H-benzimidazole.
    • 5-Sulfonic acid.
    • PBSA.
    • MBC (4-Methylbenzylidene Camphor).
  • Fragancias.
  • Ftalatos.
  • Nanopartículas.
  • Octamethylcyclotetrasiloxane.
  • Octocrileno.
    • 2-Cyano-3.
    • 3-Diphenyl acrylic acid.
    • 2-Ethylhexyl 2-Cyano-3.
    • 3-Diphenyl acrylate.
  • Paba y derivados:
    • Octildimetil PABA o Padimato.
    • Ethylhexyl Triazone.
  • Palmitato de retinol o retinol.
  • Parabenos:
    • Metilparabeno (methylparaben) E218 y E219.
    • Etilparabeno (ethylparaben) E214 y E215.
    • Propilparabeno (propylparaben) E216 y E217. Actualmente están prohibidos por la UE.
    • Butilparabeno (butylparaben).
    • Isobutilparabeno (isobutylparaben).
    • Isopropilparabeno (isopropylparaben).
    • Bencilparabeno (benzylparaben).
  • Parafinas y siliconas:
    • Mineral oil.
    • Petrolatum.
    • Dimethicone.
    • Cera microcristalina.
  • PEGS
  • Salicilatos: Homosalate (3,3,5-Trimethyl-Salicylate Cyclohexanol; 3,3,5-Trimethylcyclohexyl 2-Hydroxybenzoate).
  • Sodium Laureth Sulfate.
  • Sodium Lauryl Sulfate.

14.- ¿Cuáles son las protectores solares con el el mejor INCI del mercado?

Esta es la pregunta del millón. Siento decepcionarte pero no existe el protector solar perfecto. Sí podemos encontrar formulaciones más limpias y respetuosas con nuestra salud y el medio ambiente.

Nosotros hemos utilizado varios solares en los dos últimos años de certificación ecológica de la marca Acorelle, Alphanova Bebé y Alga Maris. Sin embargo aunque su formulación no es del todo mala, alguna de las sustancias que hemos calificado como poco seguras están presentes en ellos.

Este año he optado por seguir eligiendo solares de certificación ecológica pero con  un INCI más limpio. Voy a mencionarte los tres protectores solares entre los que yo me decantaría.

 

Ajedrea

Se trata de una marca española que lanzó su primer protector solar de certificación ecológica en 2016. Tiene un INCI magnífico con muy poquitos componentes.

Protector solar Ajedrea

Protector solar Ajedrea

Ingredientes:

Cocos nucifera oil*, Zinc oxide, Prunus dulcis oil, Argania spinosa kernel oil*, Glycerine, Glycerl Caprilate, Betonite, Aloe Barbadensis leaf juice, Cera Alba, Agua, Todocpherol, Squalene**, cocoglucoside, Rosmarinus Officinalis leaf oil*

La única pega que le veo es que el SPF no aparece detallado en el producto. Se debe a que la marca aún no ha realizado pruebas de laboratorio que determinen el SPF en concreto. Eso no significa que no sea seguro.  En cualquier caso se estima que está en torno a un 30-40 aproximadamente. Si estás interesada en saber más sobre los protectores solares de Ajedrea en este post, Protectores solares Ajedrea leche corporal y facial, analizamos el solar al detalle con toda la información del 2018.

All Good

Se trata de un solar de reciente aparición en el mercado español con un SPF de 33. Tiene un INCI bastante limpio pero un listado de ingredientes quizás demasiado largo.

Protector solar All Good

Protector solar All Good

Ingredientes:

Zinc Oxide 22.5% (Non-nanoparticle)  Organic vitis vinifera (grape) juice*, water (aqua), organic camellia sinensis (green tea) extract*, glycerin, caprylic capric triglyceride, organic chamomilla recutita matricaria (chamomile) flower extract*, organic calendula officinalis (calendula) flower extract*, organic helianthus annuus (sunflower) seed oil*, organic rosa canina (rose hip) fruit oil*, hydrolyzed jojoba esters, glyceryl stearate, methylcellulose, stearic acid, organic olea europaea (olive) oil*, organic butyrospermum parkii (shea butter)*, xanthan gum, caprylyl glycol, sodium benzoate, potassium sorbate, ethylhexyl glycerin.

Badger

Se trata de una marca estadounidense que tiene una línea de productos de certificación ecológica con fórmulas limpias y equilibradas. El INCI de sus productos desde mi punto de vista es el mejor. De hecho, es el que hemos comprado para el Vikingo y para nosotros. Si quieres ampliar información sobre estos fantásticos solares te invito a leer el post Protectores Solares Badger: Kids, Baby y Sin perfume. En él analizo a fondo los protectores solares de la marca estadounidense. 

Protector solar Badger

Protector solar Badger

Ingredientes: No-nano, sin recubrimiento de óxido de zinc 18,75%, * Olea Europaea (Oliva Virgen Extra) Oil *, Cera Alba (cera de abejas), * Simmondsia Chinensis (Jojoba) Aceite, * Theobroma Cacao ( cacao) Mantequilla * Butyspermum parkii (Shea) Mantequilla, aceite esencial de * Anthemis Nobilis (manzanilla romana), tocoferol (vitamina E natural), extractos de CO2 * Calendula Officinalis (Caléndula) y * Hippophae rhamnoides (espino amarillo). *

Has llegado hasta el final, te felicito, me consta que el post era muy largo.  Cualquier duda, consulta o sugerencia puedes dejarlas en los comentarios.

Antes de irme me gustaría contarte que estoy muy contenta porque el 12 de julio de 2019 daré una clase extra sobre protectores solares solo para mis suscriptores. 

Se trata de un taller completamente gratuito en el que vamos a incidir en lo importante que es protegerse del sol y elegir un protector solar que nos proteja por dentro y por fuera.  Por supuesto, haremos un repaso por las sustancias que deberíamos evitar en un protector solar, ya que apostamos por una cosmética libre de tóxicos y segura para nosotros y para el medio ambiente. Si no quieres perdértelo por nada del mundo, suscríbete al blog hoy mismo.

Aquí puedes apuntarte, Registro Webinar Solares. Espero contar con tu presencia y que despejes todas tus dudas sobre solares. Va a ser un webinar fantástico, así que no te lo puedes perder.

Si te ha resultado útil, por favor, comparte 🙂  Me haces inmensamente feliz.

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles. Queremos conocerte y que unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para cambiar el mundo?

Post actualizado en junio de 2019

Por qué deberías proteger a los niños del sol

Por qué deberías proteger a los niños del sol

Por qué deberías proteger a los niños del sol

Por qué deberías proteger a los niños del sol

Hoy nos vamos a ocupar de cómo podemos proteger a los niños del sol. Debo reconocer que este post en principio iba a versar sobre protectores solares. Sin embargo, cuando empecé a escribirlo empezó a crecer de forma vertiginosa y me vi en la necesidad de dividirlo en dos partes.

En esta primera parte nos ocuparemos de explicar por qué la exposición solar de nuestros pequeños debe ser limitada; en la segunda, nos centramos en cómo elegir un protector libre de tóxicos. Realizando esta investigación me he dado cuenta de la gran cantidad de ideas erróneas que tenemos con respecto a este tema. Nunca antes la información estuvo tan a nuestro alcance como hoy, no obstante, la saturación informativa produce tanto ruido que es imposible distinguir entre la información veraz y la que no lo es. Así que vamos a intentar arrojar algo de luz sobre el tema.

1.- ¿Por qué debería preocuparme por la exposición solar?

Tanto si tienes hijos como si no, deberías prestar atención a la radiación solar. Al menos, deberías contar con información suficiente para decidir si sigues tomando el sol o no. Se han hecho muchas campañas informativas pero no han sido lo bastante potentes como para concienciar a las madres sobre este tema.

Por otro lado, parece que tan solo nos importa cuando llega el verano y tenemos que escoger el protector que vamos a utilizar en la playa. A veces, ni siquiera eso. Compramos el que está de oferta o el que tenemos más a mano. Decide la industria de la cosmética por nosotros.

Si te das un paseo por cualquier playa a las dos de la tarde de un día de verano cualquiera podrás encontrar una bucólica escena: unos padres jugando en la arena con sus hijos, todos ellos sin sombrero, gafas de sol y ropa que les cubra. Yo misma si echo la vista atrás y recuerdo mi infancia puedo verme jugando en la arena sin ningún tipo de protección.

Hoy seguimos tomando el sol despreocupadamente porque pensamos que si todo el mundo lo hace es que es beneficioso para la salud o no tiene nada de malo. Esta es una afirmación generalizada en nuestra sociedad basada en creencias del pasado que no se corresponden con el estado actual de la radiación solar y los efectos que tiene sobre nuestro organismo.

La organización mundial de la salud (OMS) y otros organismos internacionales llevan alertando desde hace ya más de cuatro décadas de los efectos dañinos de tomar el sol. La exposición solar es peligrosa porque incrementa la incidencia de cáncer de piel. Lo más curioso es que está demostrado que el aumento está vinculado con nuestros hábitos de consumo.

Hablando claro: nuestra obsesión por tener la piel bronceada nos lleva a exponer de forma preocupante o excesiva nuestra piel al sol y, lo que es peor, la de nuestros hijos también.

Resulta irónico porque nuestros antepasados hacían hasta lo imposible por conseguir tener la piel lo más blanca posible. Una tez blanca era sinónimo de pertenecer a una clase social alta, frente a la tez morena que se relacionaba con las personas más pobres que tenían, por ejemplo, que trabajar en el campo.

Por desgracia en nuestra cultura estar bronceado es síntoma de buena salud y de belleza. Si regresas de las vacaciones y no te has puesto morena parece que has desperdiciado el tiempo o que no has hecho nada de provecho. No solo lo encontramos apetecible en los adultos sino que también a los niños y a los adolescentes les elogiamos su bronceado. Este colectivo es especialmente vulnerable porque pueden verse afectados por esta peligrosa moda occidental por influencia de sus padres.

La necesidad absurda de estar moreno durante los 365 días del año nos lleva a recurrir a los rayos UVA aunque estemos en pleno invierno. ¿Somos conscientes del peligro que supone? En absoluto. La industria de la belleza hace una gran labor de marketing y gana grandes cantidades de dinero a costa de nuestra salud.

2.- ¿Por qué es tan peligrosa la exposición al sol?

Está estrechamente vinculado a los efectos negativos para la salud de la radiación UV (ultravioleta). Esta radiación se compone en su mayor parte de rayos UVA y una pequeña porción de rayos UVB.

Existe un parámetro que mide la intensidad de la radiación en la superficie terrestre, se trata del índice UV solar mundial. Su valor siempre es superior a cero y cuanto más alto es el índice mayor probabilidad de sufrir lesiones cutáneas y oculares. Sirve para alertarnos del grado de intensidad de la radiación.

3.- ¿Cómo interpretamos el índice UV?

Se han establecido unas franjas para determinar el grado de seguridad de la exposición al sol.

  • De 1-2. Se considera que no hay peligro por permanecer en el exterior ya que la radiación es muy baja y no se necesita crema solar.
  • De 3-7. La protección ya es necesaria si salimos al exterior. Se aconseja evitar la exposición solar en las horas centrales del día.
  • De 8-11 está desaconsejado salir al exterior entre las 12 y las 17 horas y se recomienda protección, ya que el riesgo es extremo.

4.- ¿Cómo puede saber qué índice UV hay cada día?

Los medios de comunicación en prensa, radio y televisión y diferentes organismos como AEMET incluyen en el parte meteorológico una predicción de la intensidad máxima de radiación UV que se estima se producirá ese día y los siguientes.

Es útil consultarla si tenemos programada alguna actividad en la que vayamos a pasar mucho tiempo fuera de casa con los niños. En la información que se nos proporciona se utiliza como valor medio una exposición de 30 minutos.

5.- ¿Qué efectos sobre la salud tiene la exposición excesiva al sol?

La manifestación externa del exceso solar más común es la quemadura. Sin embargo, el bronceado no es más que una forma de defensa del organismo contra los daños causados por la radiación UV. En otras palabras: nuestros precioso y apetecible bronceado no es saludable y daña nuestra piel.

Otros efectos no tan evidentes a corto plazo son el envejecimiento prematuro de la epidermis, reacciones oculares cómo las cataratas y cánceres de piel. Cada año se producen en el mundo entre dos y tres millones de casos de cánceres de este tipo, la mayoría de ellos por tomar el sol en exceso. También produce efectos negativos en el sistema inmunológico, un aumento de las enfermedades infecciosas y puede reducir la eficacia de las vacunas.

6.- ¿Por qué es más peligroso el sol ahora que antes?

La intensidad de la radiación UV se ha intensificado en los últimos años debido al deterioro de la capa de ozono.

El ozono absorbe la radiación UV pero al encontrarse tan dañado no cumple su función en su totalidad. Se prevé que la situación empeore en el futuro, ya que mientras la capa de ozono se hace menos densa va disminuyendo progresivamente el filtro protector de la atmosfera. Esto implica mayor radiación y un mayor impacto sobre la salud de las personas y el medioambiente.

7.- ¿Si tengo la piel oscura estoy más protegida de los efectos negativos del sol?

Se mantiene la creencia errónea de que solo las personas de piel clara deben protegerse del sol. Si bien es cierto, que las personas con una tez morena poseen más melanina protectora y, por tanto, les afecta menos la radiación UV.  Eso no significa que no haya riesgo de quemadura, cataratas o cáncer de piel. De hecho, los melanomas en personas de piel morena son más agresivos, ya que suelen detectarse cuando el cáncer está ya muy avanzado.

Algunas personas creen que porque se broncean rápido o ya están morenas no deben protegerse del sol porque el moreno actúa como una barrera. No es cierto. Un buen bronceado solo protege lo equivalente a un FPS de 4, a todas luces insuficiente.

Por otro lado, las cataratas y la influencia negativa del sol sobre el sistema inmunitario son patologías independientes del tipo de piel. Cada vez más investigaciones demuestran que existe una relación entre la excesiva exposición solar y un efecto inmunodepresor del cuerpo.

8.- ¿Por qué es tan importante el momento del año y del día en que tomamos el sol?

Cuanto más alto está el sol en el cielo más fuerte es la radiación UV. Ese momento suele ser el mediodía, lo que se denomina horas centrales y oscila entre las 12 y las 16 horas durante los meses de verano. Cuanto más cerca del ecuador, más intensa es la radiación.

Creemos que solo podemos quemarnos cuando hace sol y que si hay nubes no existe radiación. Esta creencia es errónea. La radiación UV puede atravesar las nubes hasta en un 80%. Además la neblina puede aumentar la intensidad de la radiación.

Dependiendo del medio en el que estemos la radiación UV se refleja con mayor o menor intensidad. La nieve recién caída refleja hasta un 80%. Así que si vamos a pasar un día en la nieve debemos protegernos muy bien porque la radiación es muy alta.

Si nos escapamos a la montaña a darnos un paseo no debemos olvidar la protección, ya que a mayor altitud más alta es la radiación UV. Cada 1000 metros la intensidad de la radiación se incrementa entre un 10 y un 12%.

Si vamos de vacaciones a la playa debemos saber que la arena refleja alrededor del 15% y que si nos metemos en el agua la radiación aumenta hasta un 25%. Por lo tanto, esa creencia de que dentro del agua no te quemas es rotundamente falsa.

9.- ¿Por qué es fundamental proteger a los niños del sol?

Entre los grupos más vulnerables a la exposición al sol encontramos a los niños. La OMS los califica de grupo de alto riesgo por ser particularmente sensibles a la radiación UV.

De especial relevancia es tener en cuenta la exposición diaria al sol de los más pequeños, sin embargo, solo prestamos atención a la cuestión en momentos puntuales como en las vacaciones.

La exposición al UV es acumulativa, por lo que una quemadura solar sufrida en la infancia o la adolescencia puede manifestarse años más tarde en la edad adulta como un cáncer de piel. Puede sonar exagerado, pero la OMS insiste en que debemos proteger a los niños del sol.

Uno de sus argumentos es que la mayor parte de la exposición solar de una persona se produce antes de los 18 años de vida. Por tanto, si evitamos que nuestros hijos se expongan al sol en la infancia y la adolescencia disminuirá en gran proporción el riesgo de melanoma y otras patologías derivadas de tomar el sol. Esta prevención en la niñez protege incluso más que la protección solar durante la edad adulta.

10.- ¿Si los niños van protegidos con crema solar debo también evitar el sol en las horas centrales del día?

Creemos que la crema solar obra milagros y consigue protegernos al 100% de la radiación UV, al menos, eso nos vende la publicidad. Como estamos convencidos de llevar un buen protector solar aumentamos el tiempo que permanecemos al sol. Sin embargo, no somos conscientes de que la radiación UV es acumulativa a lo largo del día.

Además la protección y la eficacia de la crema solar depende de cómo se aplique, es decir, si se aplica correctamente o no. También solemos creer que si no tenemos sensación de calor no nos vamos a quemar. No obstante, el efecto térmico se debe a la radiación infrarroja del sol y no a la radiación UV. No sería la primera vez que volvemos de dar un paseo un día nublado y para nuestra sorpresa nos damos cuenta de que el peque se ha quemado la cara.

El mejor protector solar es la no exposición al sol. Las autoridades sanitarias insisten en que el protector solar solo debe utilizarse cuando estamos obligados a permanecer en el exterior. Por lo tanto, nadie te obliga a comer en la playa un día de agosto o a echarte la siesta mientras tus hijos hacen un castillo de arena a las tres de la tarde. NO, no es inevitable.

11.- ¿Debemos evitar siempre el sol?

No.  Aunque suene contradictorio, no deberíamos hacerlo. A pesar de que puede parecer que estoy haciendo una defensa a ultranza de los niños de Los otros de Amenábar.

Necesitamos salir al sol y que nos dé el aire. El sol  favorece la producción de vitamina D, una vitamina que solo podemos obtener del sol y que es vital para el correcto funcionamiento de nuestra piel y  huesos.

Además la radiación solar se utiliza para tratar una serie de enfermedades como el raquitismo, la psoriasis y los eczemas, entre otros.

¿Entonces? Se trata de aplicar el sentido común y seguir unas sencillas recomendaciones.

Por qué deberías proteger a los niños de la exposición solar

Por qué deberías proteger a los niños de la exposición solar

12.- ¿Cómo protegemos la piel de nuestros hijos?

    • Siendo sensatos y evitando salir al exterior en las horas centrales del día sobre todo los meses de verano.
    • No exponiendo a los niños al sol por gusto o porque quiero un bronceado como la Kardashian, aunque sea más blanca que la leche.
    • Dando ejemplo. Si tú proteges tu piel del sol enseñas a tus hijos también a hacerlo.
    • Haciéndoles usar sombrero, gafas de sol y ropa ligera que les cubra y les proteja.
    • Opta por buscar la sombra la mayor parte del tiempo. Lo mejor es que el niño juegue en una zona en la que no esté expuesto directamente a la radiación solar.
    • Aplícales protector solar cada poco tiempo pero no alargues la exposición al sol creyendo que la crema les protege indefinidamente.
    • No te relajes los días nublados y sigue aplicando estas recomendaciones.
    • Si vais a realizar una actividad en el exterior durante unas horas revisa el índice UV en un sitio fiable como AEMET y no olvides reaplicar la crema las veces que sea necesario.
    • Si tu hijo está tomando medicamentos evita la exposición al sol ya que puede reducirse su eficacia. Algunos medicamentos pueden incluso sensibilizar la piel y provocar quemaduras graves al exponerse al sol, mucho cuidado.
    • Si tienes un hijo menor de un año no lo expongas nunca directamente al sol.
    • Recuerda que las cremas solares no deben aplicarse en bebés menores de seis meses.

13.- ¿Y si tengo un bebé menor de 6 meses qué hago?

Seguir estás recomendaciones, evitar el uso de protector solar y ser sensatos.

Te voy a contar mi experiencia para que te hagas una idea de cómo hacerlo. Mi Vikingo nació en mayo, por lo que los primeros seis meses de vida coincidió con la época del año más cálida. Aunque parezca increíble no nos escondimos en casa hasta noviembre Al contrario, seguimos saliendo pero siendo muy prudentes con respecto al tiempo que nos exponíamos al sol.

Intentábamos salir a pasear con él por la mañana entre las 10 y las 12 y  a partir de las 19 horas y siempre por zonas de sombra. Si no había más remedio que salir a la calle en las horas centrales del día intentábamos llevarle cubierto con ropa fresquita y minimizábamos el tiempo de exposición. Para ello, el fular era un elemento imprescindible que me servía para ofrecerle una protección extra. En el coche llevábamos en la ventanilla en la que estaba colocada su silla un parasol que cubría la mayor parte del cristal.

En verano nos fuimos unos días a la playa porque el verano para mí sin playa no es verano. A mí me encantaba pasar el mayor tiempo posible en la playa, sin embargo, al ser madre mis hábitos se modificaron por completo. Redujimos el tiempo de permanencia y cambiamos el horario. Llegábamos a la playa en torno a las 8 y media y solíamos irnos a casa a las 11 de la mañana.

Aunque a priori no parece el mejor horario del mundo, al final te adaptas y ves lo positivo. No tienes que dar mil vueltas para aparcar y la playa está casi desierta y puedes disfrutarla sin masificaciones. Cuando íbamos de tarde nos acercamos siempre a partir de las seis o las siete dependiendo del día. Ver ponerse el sol junto al mar es de las experiencias más hermosas que existen y si además el peque te deja practicar un poco de yoga o de pilates, para mí es la felicidad máxima.

Por supuesto, siempre íbamos a la playa con sombrilla, sombrero y ropa que le cubriese casi por completo.

Con esas precauciones no era necesario optar por la crema solar que no es recomendable en bebés de menos de seis meses. La OMS amplía esta recomendación hasta el año. Muchos protectores solares para niños, de los que hablaremos en la segunda parte, llevan un aviso que indica que no son aptos para bebés menores de un año.

El resto del tiempo hacíamos planes que no implicasen estar al aire libre en las horas centrales del día. Escogíamos lugares con sombra para pasear y te puedo asegurar que se disfruta igualmente del verano.

En conclusión, se trata de tomar conciencia sobre la importancia que tiene protegerlos y protegernos del sol.

Siendo muy directa: el mejor protector solar es no exponerse al sol. Sé que este mensaje es antipático y no es el consejo que esperas escuchar.

Pero lo siento, es mi responsabilidad recordarte que no existe una exposición sin riesgo de quemadura y que en tus hijos ese riesgo es demasiado elevado como para pasarlo por alto. Aún no podemos mudar de piel como los lagartos de «V» ni comprar en el supermercado una piel nueva. Pero sí podemos cambiar de mentalidad si queremos preservar lo más preciado que tenemos, nuestra salud y la de nuestros pequeños.

¿Sabías que tomar el sol era tan peligroso? ¿Han cambiado tus hábitos desde que tienes hijos? Este post forma parte de una saga de artículos destinados a protegernos de la radiación solar y a conocer los mejores protectores solares del mercado. Si te interesa el tema puedes consultar estos tres post: como elegir un protector libre de tóxicos , Por qué escoger un protector solar ecológico y  Descubre cómo tu protector solar contamina el mar.

Antes de irme me gustaría contarte que estoy muy contenta porque el 12 de julio de 2019 daré una clase extra sobre protectores solares solo para mis suscriptores. 

Se trata de un taller completamente gratuito en el que vamos a incidir en lo importante que es protegerse del sol y elegir un protector solar que nos proteja por dentro y por fuera.  Por supuesto, haremos un repaso por las sustancias que deberíamos evitar en un protector solar, ya que apostamos por una cosmética libre de tóxicos y segura para nosotros y para el medio ambiente. Si no quieres perdértelo por nada del mundo, suscríbete al blog hoy mismo.

Aquí puedes apuntarte, Registro Webinar Solares. Espero contar con tu presencia y que despejes todas tus dudas sobre solares. Va a ser un webinar fantástico, así que no te lo puedes perder.

Si te ha gustado el post, comparte 🙂

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad, Mujeres y Madres Sostenibles. Queremos conocerte y que unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para cambiar el mundo?

Post actualizado en junio de 2019

Pin It on Pinterest