porqué has decidido dar lactancia materna

porqué has decidido dar lactancia materna

¿Por qué has decidido dar lactancia materna? Se trata de una cuestión que cualquier madre embarazada se cuestiona en algún momento durante su embarazo. Empezamos a hablar de lactancia por el principio, iniciando una serie de post que abordarán la lactancia desde una perspectiva profesional, ya sabéis que soy Asesora de Lactancia desde junio de 2017 y me apasiona la lactancia materna. No obstante, también abordaremos la lactancia desde una perspectiva basada en la experiencia de las madres.

Y qué mejor motivo para arrancar que la semana mundial de la lactancia que se celebra entre el 1 el 7 de agosto. En Mamá y la Tribu queremos celebrarla contigo durante este mes de agosto. Abordaremos la lactancia desde diferentes puntos de vista para que nunca más te sientas sola en tu lactancia. Contamos con una variada tribu de mujeres que nos han regalado sus inestimables y valiosos testimonios.

La pregunta

Hace unos días hice esta pregunta, ¿habías decidido dar lactancia materna antes del parto? Lancé esta pregunta en mi grupo de amigas y en mis redes sociales:  en la fanpage de Mamá y la Tribu y en mi grupo privado de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles. Cuál fue mi sorpresa al recibir un gran número de respuestas de madres dispuestas a darme su testimonio y a participar en este post que fue creciendo desmesuradamente de tamaño. Razón por la cual vamos a hacer una serie de entradas relacionadas con la lactancia materna.

Así que antes de nada, millones de gracias a todas las madres que han colaborado desinteresadamente en este artículo contestando a mis preguntas.  Gracias por dar vuestro punto de vista personal y, sobre todo,  por compartir conmigo y con mis lectoras vuestra experiencia.

Me siento muy agradecida y muy feliz por haber podido contar con todas vosotras. También quiero dar las gracias a todas las madres que se han puesto en contacto conmigo y que por diferentes razones no han podido estar en el post, cuento con vosotras para futuros testimonios y artículos.

Y ahora vamos a lío.

Amamantar es un fénomeno biocultural

Amamantar es un fenómeno biocultural, es decir, es un proceso biológico, y al mismo tiempo, es un fenómeno determinado por la cultura.

En algunos lugares remotos del planeta las mujeres dan el pecho sin cuestionarse absolutamente nada y sin necesidad de recurrir a sucedáneos de leche materna. En su cultura no existen, ni son necesarios puesto que las que hoy son madres fueron niñas que crecieron viendo amamantar en su día a día. Además, estas madres cuentan con una tribu de mujeres a su alrededor que las sostienen y las ayudan en el proceso de amamantamiento y crianza. Ese sostén y esa cooperación femenina hace que la lactancia sea una práctica normalizada y que se prolongue en el tiempo.

Si volvemos a occidente y observamos las estadísticas comprobaremos que son pocas las mujeres que dan el pecho y menos aún las que continúan de forma ininterrumpida durante meses.

Nuestras circunstancias vitales son otras: jornadas de trabajo extenuantes nada compatibles con la maternidad; muchas de nosotras no hemos visto amamantar jamás y hemos tenido un contacto muy limitado con bebes; la publicidad y la industria farmacéutica nos venden las leches de fórmula en todos los formatos que se te puedan ocurrir y como la solución a nuestros posibles problemas de lactancia; y, por ultima,  la presión de esta sociedad hipersexualizada convierte el pecho en un objeto erótico y  desplaza de su lugar original la función biológica del pecho de la mujer.

Con este panorama resulta casi un milagro que la lactancia materna sea cada vez más la elección de más madres. Para ello ha sido fundamental la concienciación y la divulgación de la lactancia desde todas las plataformas posibles.

Desde este blog también queremos aportar nuestro granito de arena siempre desde una perspectiva abierta y conciliadora dando voz a los verdaderos protagonistas de la lactancia: las madres y sus hijos.

¿Habías decidido dar lactancia durante el embarazo?

Cuando estamos embarazadas empezamos a plantearnos si daremos pecho o no. Suele ser un tema que antes o después todas las futuras madres se plantean.

Si eres primeriza posiblemente la decisión la hayas pospuesto hasta el momento del parto y si ya eres madre y estás embarazada de nuevo, es muy posible que ya tengas una idea formada y una decisión tomada al respecto.

He tenido 3 hijos, así  que tengo 3 experiencias diferentes. En lo que he coincidido con todos, es en que desde que estaba embarazada tenía claro que quería intentar la lactancia materna. Izaya Iglesias.

Siempre tuve claro que cuando tuviese hijos iba a darles pecho. Maribel Chazarra.

Había decidido dársela un par de meses nada más, no me parecía cómodo y nunca había sido especialmente defensora de «la teta». Ana Gutiérrez

No me había planteado nada antes del parto, simplemente tengo como base que la lactancia materna es lo mejor para madre y bebé y es lo natural. Lorena Serna

Nunca me plantee dar o no teta, ¿cómo alimentaría a mi hija si no era con mi pecho? Norma Huarcaya.

Yo sí que antes del parto había pensado dar el pecho ya que era algo muy importante para mí. Cristina Dalmau.

Siempre he sido una firme defensora de la lactancia materna, así que incluso antes de estar embarazada tenía claro que quería hacerlo. Montse Carpintero

Siempre había pensado en dar el pecho a mis hijos, me parece una de las maneras más hermosas de tener el vínculo especial madre e hijo/a, además los beneficios que aporta a los niños son inmensamente positivos para su desarrollo. Vane Martín

¿En qué basamos la decisión de dar lactancia materna? 

La mayoría de las futuras madres se basan en su entorno más cercano, es decir, en lo que conocen: amigas que han tenido hijos antes que ellas, en sus hermanas o cuñadas que ya han sido madres, y por supuesto, en su progenitora.

Una madre sin otras madres a su alrededor que hayan dado pecho no tiene modelos en los que fijarse y es posible que tenga más dificultades por falta de referentes.

Desde el principio tenía claro que quería hacer lactancia mixta. No tenía demasiada información «real» sobre el tema, solo lo que conocía por las amigas y lo que iba sabiendo según avanzaba el embarazo. Miriam A.M

Sí que me había planteado el pecho y sin fecha de fin.  Leí sobre el tema porque tenía en mi mente a una amiga que me había dicho «vino la matrona, me agarró la teta y se la metió en la boca» y eso no lo quería para mí, así que me puse como loca a informarme. Ana Mi

En los grupos de preparto la lactancia es un tema que se suele abordar, en algunos lugares con más detalle y en otros por encima, depende del grupo y de las sesiones que se dediquen a la lactancia.

Me informaron de la lactancia materna en las clases preparto y desde el principio quise dar pecho. Ana María Romero

Me había planteado la lactancia materna. De hecho, en la preparación al parto no me hablaron de otra posibilidad. Familia Papá Bicho Raro

Sin embargo no siempre se suelen abordar las dificultades que una madre que se inicia en la lactancia puede encontrar en su camino.

Había asistido a clase de preparación al parto y a un par de charlas sobre la lactancia.  También había leído y sabía  lo importante que es la lactancia materna. Pero no conocía a nadie que le hubiera dado a su hijo más allá de los 2 o 3 meses. Agustina Rico. 

Desde hace años también podemos encontrar grupos de apoyo a la lactancia que acogen con entusiasmo y ganas de ayudar a las embarazadas que acuden a sus reuniones ofreciendo orientación y sostén cuando el bebé ya ha nacido.

Antes de parir fui a reuniones de un grupo de apoyo a la lactancia. Aún así la lactancia con mi hija mayor fue fatal, tuve mucho dolor durante casi 3 meses.  2Eloa

Además la futura madre tiene mucha información a su disposición: libros, charlas, webs, blogs de madres, programas de televisión y grupos de Facebook.

Es verdaderamente emocionante comprobar cómo la lectura de un solo libro puede cambiar la vida de tantas madres. Para algunas fue un regalo y para otras la mejor adquisición que hicieron nunca porque les dio una nueva perspectiva y les ayudó en el camino de la lactancia.

Antes del parto leímos «Un regalo para toda la vida» e hicimos un taller de lactancia. Gracias a eso teníamos claro la importancia y lo sencillo de la lactancia materna. La información nos dio tranquilidad y seguridad. Gema García López

El libro de  «Un regalo para toda la vida» de Carlos González me hizo ver que la lactancia se podía prolongar. Ana María Romero.

Había leído bastante sobre maternidad y lo importante que es la lactancia para el bebé, así que tenía claro que quería dar teta. Verónica Carrillo.

Durante el embarazo leí libros, como Un regalo para toda la vida, de Carlos González,  y me estuve informando todo lo que pude sobre la lactancia materna porque algo en mí me decía que le tenía que dar el pecho. Sonia Del Faces. 

Mucho antes de ser madre encontré un libro que me cambió la forma de ver la maternidad. Me llevó a tomar consciencia y a decidir que mis hijos serían alimentados con el pecho. Lédif Torres.

También un programa de televisión puede darnos una visión nueva sobre la cuestión, incluso hacernos cambiar de opinión.

Siempre fui partidaria del biberón hasta que vi un programa de TV que se llamaba Bebé a Bordo donde matronas y doulas iban al domicilio de las madres recientes a ayudarlas. Olga Montero.

¿Tener información es estar informada?

No obstante tener mucha información a disposición no significa estar del todo informada. En ocasiones, llegamos a la lactancia con ideas preconcebidas sobre la lactancia.

Me planteé dar teta en el embarazo, pero ahora veo que no me informé lo suficiente. Simplemente lo veía como algo que sabría hacer sin más y luego he visto que no siempre es así. Belén Mariscal Maldonado.

Hasta que no me quedé embarazada no me había planteado nunca dar el pecho. Al principio de mi embarazo empecé a barajar la posibilidad pero solo porque había escuchado que recuperabas antes tu figura y que obviamente los pechos aumentarían, así que imagínate la poca información que tenía. Cuando nació mi peque ya estaba algo más informada de todas sus ventajas y estaba decidida a darle lo mejor. Eva de Julián Bastidas.

O con miedos e inseguridades sobre nuestra propia capacidad de amamantar.

El miedo al fracaso o a no saber hacerlo planea sobre nuestras cabezas y añade un plus de presión nada recomendable para una madre que está a punto de serlo o que ha sido madre reciente.

Sí me había planteado dar la teta antes del parto, aunque tenía miedo de no saber hacerlo.  Patricia.

El caso es que quería «intentarlo», como decimos todas al creer erróneamente que no todas las mujeres podemos o que la mayoría acabaremos fracasando. Agustina Rico.

¿Influye el tipo de parto en la lactancia materna? Trataremos de dar respuesta a esta pregunta en el siguiente post, así que no te lo puedes perder. Si te ha gustado este post comparte, nos haces inmensamente felices 🙂

Recuerda que puedes suscribirte al blog y recibir completamente gratis mi ebook, Guía de Crianza Sostenible: 12 consejos para mejorar tu vida. Y por supuesto, estás invitad@ a mi Comunidad de Facebook, Mujeres y Madres Sostenibles.

Queremos conocerte y que te unas a nosotr@s. ¿Estás preparada para la crianza que cambia el mundo?

Pin It on Pinterest

Share This